domingo, 27 de julio de 2008

“HERENCIA” (2005), DE EDGAR UNGER
Por J. Manuel Silva Henríquez
(Ingeniero Ambiental).

Edgar Unger (1935) presentó “Herencia”, bajo sello de Editorial Puerto de Palos, en el año 2005. Tenemos aquí un trabajo científicamente bien documentado con una narrativa ágil. Tiene ciertos ribetes moralizantes con una mezcla adecuada de aventuras y salvación para la especie humana. Se presenta a un héroe que parece predestinado a realizar grandes proezas. Este personaje es John Miller, este cosmonauta civil dedicado a tareas de exploración e investigación halla en el interior de un cráter de Marte signos de que hubo alguna vez presencia de vida extraterrestre.
.
Este planteamiento es muy actual si consideramos las últimas informaciones del planeta Marte donde se ha encontrado presencia de agua, y en su pasado hubo hasta mares. Situación muy parecida está ocurriendo en la Luna, donde se conjetura que debe haber agua congelada en sus polos. Estos son indicios indiscutibles de la presencia en el algún momento de la existencia en estos planetas de algún tipo de vida.
.
La existencia de vida extraterrestre es un hecho que muchos científicos ―como Hawkings, Claudio Bunster, Paul Davies en su libro La Nueva Física y Dios― señalan como un cierto, pues pueden ser civilizaciones que se hallan extinguido y sólo percibamos señales de radio o artefactos.
.
Nuestros héroes en su poderosa nave se dirigen hacia Alfa Centauro buscando un lugar adecuado para recomenzar. Al cabo de unos ocho años de travesía han agotado prácticamente sus recursos. Pero gracias a los conocimientos y a la pericia de Miller logran arribar a un hermoso y fértil planeta, donde se instalan inmediatamente. Aquí encuentran a una civilización extraterrestre con la cual deben congeniar para sobrevivir y se las ingenian para ser aceptados por esta raza muy parecida la nuestra.
.
La obra escrita por nuestro amigo de origen alemán, “Herencia”, nos recuerda a varios escritores de ciencia ficción anglosajones, como Clarke, Robert Heilein, Larry Niven, Jack Williamson etc. Exhibe, además, reminiscencias de la ciencia ficción clásica de la década de los 60. Pero esta obra está escrita durante el siglo XXI. Por tanto, su enfoque es más actual y permite varias lecturas.
.
La idea de la existencia de una cosmonave de este tipo no es ni más ni menos que el Arca de Noé, la cual se debe construir para estar alertas por la destrucción del planeta producto de los cambios ambientales. Este tipo de Arca se está construyendo en Europa para preservar la flora y fauna existente en nuestro planeta.
.
Edgar también nos da un profundo mensaje ecológico y la necesidad del hombre de abandonar el planeta, pues hay problemas de degradación ambiental muy severos, tal como lo estamos viviendo en este momento con el calentamiento global. Nos alegramos por el optimista destino que Edgar da al hombre, incluyendo una segunda oportunidad a esta porfiada raza humana para recomenzar.
.
También esta obra cumple a cabalidad con el propósito de la ciencia ficción, género literario que permite desarrollar mentes imaginativas y de rápido pensar que puedan captar en profundidad la importancia de los cambios. Este género se adelantó en los vuelos espaciales, la robótica y los problemas ambientales. Quienes leen este género están con sus mentes a la altura de los tiempos modernos. Recordaremos que la era del espacio fue inaugurada con el lanzamiento del Spútnik I, y es a partir de entonces que este género literario entró en una importante etapa de maduración y su importancia continúa creciendo, con obras de este tipo que nos hablan del hombre y su naturaleza.
.
Santiago, 25 de Julio de 2008.-